manuginobili.com | Sitio oficial de Emanuel Ginóbili | 2010-2011

MANUGINOBILI.COM
MANUGINOBILI.COM

MANU GINOBILI


  No hay crisis en San Antonio; si perdemos el Nº 1, no pasa nada
2011-03-31 / por Manu

Imagino que lo primero que querrán saber es cómo estoy de la lesión en el cuádriceps izquierdo y si puedo jugar esta noche contra Boston. La verdad es que me siento mucho mejor, al tacto ya casi no me duele y pude entrenarme un rato ayer con el resto del plantel. Sentí un poco débil la pierna y no quise arriesgar forzando mucho. El día anterior había hecho bicicleta y un poco de trote, apenas. De todos modos, lo oficial es que para el encuentro de hoy estoy "en duda". Como muchas veces ocurre, estas situaciones se resuelven minutos antes del partido. Entonces definiremos si juego o no. Yo creo que tengo chances, pero si no llego a jugar, en el próximo estaré, seguro.

El domingo pasado, cuando me chocó Marc Gasol, de Memphis, y recibí el golpe en el muslo, realmente no podía flexionar la pierna y me dolió mucho, por eso inmediatamente me pusieron hielo en el banco y no pude jugar al día siguiente frente a Portland. Es cierto que fue el primer partido que me perdí en esta temporada, pero es normal: en 82 juegos que tiene la serie regular siempre alguno uno se pierde.

También el resto de los "averiados" está muy bien. Tony Parker (golpe en la rótula izquierda) y Antonio McDyess (dolor en la espalda), que tampoco estuvieron ante Portland, van a jugar, seguramente, porque las ausencias de ellos fueron más por previsión; en cambio Tim Duncan todavía está en duda. Mejoró muchísimo de su esguince en el tobillo izquierdo y también se entrenó un rato ayer con nosotros, pero ésa es otra decisión que se tomará sobre la hora del juego. Obviamente, él quiere estar, pero el DT Pop está un poco preocupado; prefiere tenerlo 10 puntos para los playoffs.

Habíamos tenido una temporada muy buena, con escasas lesiones, como pocas veces, pero en algún momento del año, toca.

El enfrentamiento con Boston, el de esta noche en casa, es muy importante porque ahora se nos complicó un poco la posibilidad de asegurarnos el Nº 1 y necesitamos victorias después de estas cuatro derrotas consecutivas. Boston es un gran equipo, muy experimentado y que defiende muy bien, pero creemos que también nosotros lo somos y que podemos ganarle. Ya estamos en la recta final de la temporada y tenemos que jugar cada día mejor, porque si en los playoffs uno se distrae, queda afuera en la primera rueda.

Además, nos espera un calendario final (ocho partidos) difícil y venimos de equivocarnos en varios desenlaces cerrados, cometiendo errores e imprecisiones. Eso es algo que nunca nos había ocurrido en la temporada. Pero no hay crisis en San Antonio; simplemente, tenemos que volver a nuestro mejor nivel. Sabemos que no perdimos porque hayamos jugado mal o la hayamos pateado ; podríamos haber ganado estos cuatro encuentros y no lo hicimos porque se nos escaparon al final. Sabemos que en 82 compromisos se puede tener rachas negativas. Pero, de todas maneras, estamos bien. Si al principio de la temporada me hubieran dicho que estaríamos punteros con tres partidos de ventaja a dos semanas del final de la serie regular, ¡habría firmado inmediatamente!

Sabemos que se complicó, pero si perdemos el Nº 1 no pasa nada. Hemos salido campeones sin haber conseguido el 1; aunque entendemos que hoy tenemos una gran oportunidad de lograrlo y queremos asegurarlo. De todos modos, cualquiera de los rivales que nos toque en el primer cruce será difícil, porque el Oeste es muy parejo. Fíjense que hoy estaríamos enfrentándonos con el 8º, Memphis, que ya nos ganó; pero como están todos juntos también podría ser con Portland (ubicado 6º), que nos venció dos veces. También Houston (9º), si queda entre los ocho de arriba, puede ser duro: una vez le ganamos en tiempo suplementario, y otra, sin Luifa Scola en el rival. Quizás el único un poco accesible sea hoy New Orleans (7º) porque perdió a David West por el resto de la temporada. Pero sólo por eso.

Lo cierto es que se nos vinieron encima Los Angeles Lakers en nuestra conferencia y Chicago en la del Este; ambos están tres derrotas debajo de nosotros. En realidad, lo de Lakers era previsible; no me sorprende, porque tenía que rehacerse de un comienzo tibio. Encontró el ritmo cuando debía hacerlo. Lo que si me resultó inesperado fue lo de Chicago, que está primero en su conferencia. Creo que Derrick Rose ha sido determinante; es increíble cómo genera espacio ese chico y lo bien que penetra. Una superestrella, realmente. Chicago aprovechó los altibajos de Boston y de Miami para ponerse arriba.

Se avecina lo más difícil, pero también la parte más linda, en la que uno siempre quiere estar.

MANU